0 elementos

Luz, gravedad y tiempo

Durante siglos, el ser humano creyó que la Tierra era plana y el Sol giraba alrededor. En el siglo XVI, Nicolás Copérnico afirmó que el Sol estaba en el centro y nuestro planeta lo circunvolaba. El respaldo a su hipótesis le costó a Galileo Galilei la condena de la Inquisición y a Giordano Bruno la muerte en la hoguera.

Hoy sabemos, gracias a los cosmólogos y la gran red de telescopios, radiotelescopios y detectores terrestres y espaciales con que trabajan, así como al testimonio de cientos de astronautas, que mientras nuestra frágil esfera azul orbita alrededor de su estrella, también va surcando la Vía Láctea entre millones de galaxias dentro de un Universo en expansión acelerada. Un entretejido de luz y tiempo, modelado por la fuerza de gravedad, en el que todo gira y evoluciona espiraladamente: planetas, estrellas, galaxias, agujeros negros…

Pero al tiempo que el ser humano explora lo profundo del Cosmos, también va profundizando su mundo interior, intentando despojarse de viejas creencias que lo encadenan al sufrimiento, develar el Sentido de su vida y todo lo existente.

¿Lograremos superar la formidable crisis de sistema que estamos padeciendo planetariamente y comenzar a construir nuevas realidades más justas, empáticas con el otro y con la naturaleza, noviolentas? ¿Lograremos retomar ese impulso que desde el comienzo de los tiempos nos lleva siempre a abrir nuevos caminos, y avanzar hacia un nuevo nacimiento, esta vez espiritual?

En Luz, gravedad y tiempo el autor reflexiona sobre estos desafíos, revisando el proceso que nos ha llevado hasta esta particular encrucijada histórica e intentando esbozar futuros posibles, desde la perspectiva de la evolución de las creencias y de la conciencia humana.

ISBN: 978-84-16747-86-3

Idioma: Castellano - Año: 2021

Formato: papel - Encuadernación: Rustica - 13,2 x 20,4 cm.

Páginas: 112

12,00

100 disponibles

Durante siglos, el ser humano creyó que la Tierra era plana y el Sol giraba alrededor. En el siglo XVI, Nicolás Copérnico afirmó que el Sol estaba en el centro y nuestro planeta lo circunvolaba. El respaldo a su hipótesis le costó a Galileo Galilei la condena de la Inquisición y a Giordano Bruno la muerte en la hoguera.

Hoy sabemos, gracias a los cosmólogos y la gran red de telescopios, radiotelescopios y detectores terrestres y espaciales con que trabajan, así como al testimonio de cientos de astronautas, que mientras nuestra frágil esfera azul orbita alrededor de su estrella, también va surcando la Vía Láctea entre millones de galaxias dentro de un Universo en expansión acelerada. Un entretejido de luz y tiempo, modelado por la fuerza de gravedad, en el que todo gira y evoluciona espiraladamente: planetas, estrellas, galaxias, agujeros negros...

Pero al tiempo que el ser humano explora lo profundo del Cosmos, también va profundizando su mundo interior, intentando despojarse de viejas creencias que lo encadenan al sufrimiento, develar el Sentido de su vida y todo lo existente.

¿Lograremos superar la formidable crisis de sistema que estamos padeciendo planetariamente y comenzar a construir nuevas realidades más justas, empáticas con el otro y con la naturaleza, noviolentas? ¿Lograremos retomar ese impulso que desde el comienzo de los tiempos nos lleva siempre a abrir nuevos caminos, y avanzar hacia un nuevo nacimiento, esta vez espiritual?

En Luz, gravedad y tiempo el autor reflexiona sobre estos desafíos, revisando el proceso que nos ha llevado hasta esta particular encrucijada histórica e intentando esbozar futuros posibles, desde la perspectiva de la evolución de las creencias y de la conciencia humana.