0 elementos

Agua que brota anda y corre

Al principio, parecen hermosos, curiosos o inspirados momentos vividos en casi dos décadas, pero observados desde un lugar más interno del mirar. Es perceptible que cada cierto tiempo, en su diario divagar la conciencia se detuvo frente a algo que la tocó, luego vino el silencio y la atención hasta que el autor consigue crear o aprovechar una brecha y adentrarse en una curiosa dimensión.

ISBN: 978-84-16747-77-1

Idioma: Castellano - Año: 2019

Formato: papel - Encuadernación: Rustica - 13,2 x 20,5 cms.

Páginas: 186

12,00

100 disponibles

Al principio, parecen hermosos, curiosos o inspirados momentos vividos en casi dos décadas, pero observados desde un lugar más interno del mirar. Es perceptible que cada cierto tiempo, en su diario divagar la conciencia se detuvo frente a algo que la tocó, luego vino el silencio y la atención hasta que el autor consigue crear o aprovechar una brecha y adentrarse en una curiosa dimensión.

Así, va tallando cuidadosamente un mundo de significados. En estos poemas el agua recorre todos los espacios y la vida apuesta sus sorprendentes dados durante millones de años; mientras subimos los cerros arredondeados por el cariño en Minas Gerais, una dulce plegaria baja del Aconcagua hacia Santiago, junto con la lava perezosa de una vieja montaña; en Sao somos sólo un par de piernas inquietas que hacen de todo y en el fregadero los platos danzan una magistral sinfonía; el cuerpo y el tiempo se alargan en el trampolín para que la mente en giro y contra giro pueda encontrar sus diosas incandescentes y finalmente el alma grande. De esta manera lo simple y lo complejo no escapan a esta mirada en busca de sentido, los retazos de lo vivido van encajando, fundiendo sus aparentes límites hasta configurar una esfera protectora, dentro de la cual se pretende que el lector, como un astronauta bailarín viva por algunos instantes sus propias experiencias dotadas de luz, ritmo, profundidad y sentido.