0 elementos

4 vías de predisposición a la adivinación

En todos los tiempos y en todas las culturas, el ser humano ha deseado “adivinar” su futuro. La autora ha concentrado su estudio en dos culturas fundacionales: Mesopotamia, remontándonos a los primeros vestigios escritos, y el mundo helenístico, donde la literatura sobre la materia ya es abundante.
El hecho de que se requiera una cierta predisposición, más que un don, emerge como el punto en común de este fenómeno en tiempos y lugares muy distantes entre sí. La autora pone aquí de relieve que la “voluntad de escuchar” más allá de las apariencias dio lugar a registros e intuiciones de que lo humano no está encadenado a un tiempo y espacio determinados. La búsqueda obsesiva, la reflexión asidua y el entusiasmo que sustenta el esfuerzo han conducido a casos de conciencia inspirada que, a su vez, dieron lugar a intuiciones, adivinaciones y traducciones de gran belleza…

ISBN: 978-84-16747-85-6

Idioma: Castellano - Año: 2021

Formato: papel - Encuadernación: Rustica - 13,6x20,4 cm.

Páginas: 238

13,00

100 disponibles

En todos los tiempos y en todas las culturas, el ser humano ha deseado “adivinar” su futuro. La autora ha concentrado su estudio en dos culturas fundacionales: Mesopotamia, remontándonos a los primeros vestigios escritos, y el mundo helenístico, donde la literatura sobre la materia ya es abundante.
El hecho de que se requiera una cierta predisposición, más que un don, emerge como el punto en común de este fenómeno en tiempos y lugares muy distantes entre sí. La autora pone aquí de relieve que la “voluntad de escuchar” más allá de las apariencias dio lugar a registros e intuiciones de que lo humano no está encadenado a un tiempo y espacio determinados. La búsqueda obsesiva, la reflexión asidua y el entusiasmo que sustenta el esfuerzo han conducido a casos de conciencia inspirada que, a su vez, dieron lugar a intuiciones, adivinaciones y traducciones de gran belleza.
Se distinguen en este trabajo cuatro vías de predisposición repartidas en dos modos de proceder diferentes: los modos alegóricos e intuitivos, por un lado y los modos abstractivos y reflexivos por el otro. Haciendo un paralelismo con las disciplinas desarrolladas por Silo para el acceso a lo Profundo de la mente humana, se definen estas cuatro vías como: material, energética, mental y formal.
Surgen también elementos comunes a todos los modos operativos, tales como la apertura poética, el mecanismo del pedido y la rebelión frente a la fatalidad de la muerte. Puede advertirse que un Propósito mayor ha trabajado siempre como motor profundo en esta búsqueda de la adivinación. Por otra parte, el caso de la oniromancia aparece como un hilo conductor jamás roto en el curso de la historia.
Se concluye el estudio analizando la figura de la Sibila como una síntesis, al encontrar en ella las cuatro vías de predisposición estudiadas previamente.