Enrique Collado Rueda

Enrique Collado Rueda ve la luz en Santoña (Cantabria) en el año de la Polca, allá por el 1953.

Hace que estudia magisterio en Santander.

En 1978 toma las de Villadiego y se va con la música a otra parte. Llegar a Barcelona y besar el santo fue todo uno: encuentra curro y una moza que se lo lleva al huerto y le hace sentar la cabeza.

Es aficionado a la montaña por aquello de que la cabra tira al monte, a la astronomía porque siempre está en las nubes y a la lectura porque los libros son maestros que no riñen y amigos que no piden.

Como es de los que piensa que sólo pueden cumplirse los sueños de quienes los tienen y manifiesta que no quiere luchar por algo menos que la utopía, participa en el Mensaje de Silo desarrollando una nueva espiritualidad en lo personal y mística social en su medio inmediato; es decir, el planeta azul.

A día de hoy está jubilado y vive en Mollet del Valles (Barcelona) porque hasta morir, todo es vida.

Héroes de toda edad (intenciones y pareceres), La doble muralla y Camino a lo Profundo son sus otros libros.

Y como quien avisa no es traidor, anuncia que sigue escribiendo.